¡Haz muchas fotos!

Ene 31, 2024 | Creatividad e inspiración, Una fotógrafa inquieta

¿Tienes una hoja y un lápiz (o bolígrafo) a mano?
Bien, pues escribe con tu mejor letra o en un lugar visible, en grande y muy clarito esta frase: HAZ MUCHAS FOTOS.

Yo he elegido un trocito de la decoración de la pared que tengo detrás del Mac y que veo todo el tiempo. Una pared que decoré con hojas de libros antiguos para una sesión y me gustó tanto el resultado que se ha quedado así. Los libros me inspiran tanto que me pareció muy apropiado.

Pero, ¿por qué te digo hoy esto?
Porque para hacer una foto buena (o muchas) primero hay que hacer muchas (no una) fotos malas. O fotos corrientes, o fotos que no nos gusten, o fotos que no nos digan nada, o fotos que no han quedado como esperábamos, o fotos que no son como las que nos gustan de l@s demás …

Y tienen que ser muchas.

Y tiene que ser de todo.

En mi escritorio siempre tengo una cámara de fotos a mano. No es la que suelo usar en mi trabajo, que es una Canon, sino una Olympus Pen F. Preciosa, que además me recuerda a una analógica que tuve también Olympus. Está ya un poco arañada, tiene un golpe, fruto de un paseo por la sierra. Ha estado en Noruega, Escocia, Canarias … en varios pueblos de la península, y hace poco se fue de viaje con una amiga a Vietnam … Pero donde más tiempo pasa es en mi escritorio. Porque yo hago muchas fotos.

Y no todas “son buenas”, ni son algo digno de mostrar, pero casi todas me gustan. Porque son fotos que hago siguiendo impulsos y por placer y porque siento que haciendo fotos me activo, mi creatividad crece y lo hace con coherencia.

Estos días leo un libro súper interesante, “Pájaro a pájaro” de Anne Lamott, que habla del proceso de escritura y, obviamente, uno de los mejores consejos que da es “escribe mucho”.

Cometemos un error cuando nos “desanimamos” ante una “mala foto”. Lo que debería desanimar es no hacer nada. No hacer fotos. Una mala foto es el punto donde comienza una gran foto. Saber por qué no nos gusta, qué podemos mejorar, qué no hemos sabido captar … pero sobre todo, tener la mente y la visión puesta en las fotos es el mejor ejercicio. Perder el miedo y la inseguridad también se consigue foto a foto.

Ahora, con el tiempo, cuando reviso discos duros antiguos y encuentro fotos que hice, y que sentí que no eran buenas, las encuentro tiernas, como niñas torpes el primer día de clase de baile, y a mí, personalmente, esa niña me parece la mejor de la clase, porque es la que más ganas tiene de aprender por encima de sus miedos.

Así que, si has llegado hasta aquí, lee lo que poquito que queda, y luego coloca tu cámara cerca de ti, y deja que las fotos fluyan. Haz fotos de tu mesa, de la luz que entra por la ventana según la hora del día, de esa planta que no termina de florecer, de la ropa colgada de tu armario, de un jarrón que has visto en una tienda, de la mesa de tu cocina, de las escaleras del portal, de tu calle, del cielo al amanecer o lleno de nubes, del libro que estás leyendo … ah, y del papel donde has escrito: HAZ MUCHAS FOTOS.

Te dejo un collage con algunas de esas “fotos”.

Si te apetece comentar algo o, mejor aún, etiquetarme en Instagram con fotos así, o con el papel con la frase escrita … me harás muy feliz.

0 comentarios

Enviar un comentario

¡Bienvenidos!

Soy curiosa e inquieta. Me encantaría ser la eterna estudiante. En este blog voy a intentar transmitirte toda esa pasión por aprender, conocer y curiosear que me define.

Formación presencial

ONE TO ONE

Formación presencial

one to one verano 2x1

curso online

ENCUENTRA TU ESTILO FOTOGRÁFICO

MENTORÍA PERSONALIZADA

Formación

MENTORÍA

×

Puedes hacerme cualquier consulta.

× Respondo todas tus dudas