Y por fin, nevó.

Yo ya sabía que quería volver a colarme en el bosque de su mano. Mi hada, mi chica otoño. Yo suspiraba por un día de invierno en tonos de gris con acabado en blanco. Y pudo ser. Quizá porque tenía que ser.

Un día completo en plena Sierra de Guadarrama. Por la mañana, en el Aula medioambiental Gurugu, comenzamos el día hablando de creatividad, de inspiración. Provocar para generar un clima de creatividad conjunto, para dar color al gris.

Sí, soy viento norte, amo la niebla y la nieve en los árboles, el frío en la cara.

Y además, el blanco pega con todo. Hasta con el ánimo.

… mis puntos suspensivos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *